Martes, 15 Enero 2019 19:16

¿Como se comportarán cuando salimos de la clase?

A menudo nos planteamos hacer alguna salida fuera de la clase, fuera de la escuela. Cuando estoy organizándola me asaltan mil dudas, mil miedos... ¿Cómo se comportarán las criaturas cuando salimos? ¿Podré controlar la clase? ¿Seré capaz de dominarlos fuera de las paredes de la clase?

Son preguntas en las que nos miramos como un espejo, que están hablando de nosotros, de cómo somos como maestros. Y siempre tenemos miedo de salir de nuestra zona de confort, pues nos verán si vamos por la calle, si estamos en el teatro, o si vamos a otro espacio por muy educativo que sea. Y nos da miedo.

Pero, ¿y si la pregunta fuera otra? ¿Y si lo que hay que preguntarse fuera que necesitan los niños? ¿Necesitan salir de la clase en la calle? ¿Necesitan salir del laboratorio de la clase a la realidad de la vida? La respuesta es sí.

Las criaturas de educación infantil necesitan salir. Deben poner en práctica todo lo que decimos y la única manera es vivirlo.

¿Cómo pueden aprender educación vial si no se atravesando calles? ¿Cómo pueden aprender a comportarse en una casa ajena si no es yendo a visitar las casas de los amigos? ¿Cómo pueden aprender a apreciar el arte sino es viviendo una exposición? ¿Cómo pueden disfrutar de una representación teatral sin ir al teatro? ¿Cómo pueden tener modelos de comportamientos cordiales si no es relacionándose con otras personas?

Necesitamos salir de las paredes de la clase, necesitamos salir a la vida.

Ante estos planteamientos, las primeras preguntas caen por su peso.

Más en esta categoría: « Hablemos de contextos