Sábado, 28 Septiembre 2019 22:06

Emergencia Climática

Escribo esta entrada mientras se están celebrando en todo el mundo huelgas por la emergencia climática (está claro que estamos en un proceso de cambio climático, el primero que hemos provocado los humanos, ahora es necesario tomar medidas para resolverlo, por eso debemos denominarlo emergencia climática). Con este post quiero poner mi granito de arena para ayudar a revertir la catastrófica situación que estamos sufriendo, y dejadme ser alarmista, pues la situación lo requiere.

Sé que este bloque es para temas educativos, y considero que los humanos necesitamos educarnos un poquito en el respeto al planeta en el que vivimos, por eso me he decidido a lanzar mis ideas al respecto aquí, y hacer un poco de pedagogía. Lo hago por que estoy convencido de que la humanidad puede resolver el lío en que se ha metido, como ya lo hicimos cuando en los 80 constatamos que los gases CFC eran los causantes de la destrucción de la capa de ozono (que nos protege de los rayo ultravioletas del sol)  y los países del mundo firmamos un protocolo (año 1987 en Montreal) que impedían su uso, y hoy, 30 años después, el agujero que  había sobre la Antártida se está reduciendo considerablemente. Por lo tanto, los humanos sabemos resolver problemas poniéndonos todos de acuerdo.

Bien, vamos al tema que ahora nos ocupa: estamos en emergencia climática. Tenemos que hacer algo para resolver este gran problema que tenemos, y no lo podemos hacer de otra manera que poniéndonos todos de acuerdo. La humanidad entera.

Pues vamos allá. A mi parecer, lo que pasa con la humanidad en la tierra es muy parecido a lo que pasa a las criaturas con la familia. Lo quieren todo. Venimos predestinados para pedir (exigir) a nuestros progenitores todo. Comer, cuidados, atención,... pura supervivencia. Y es el trabajo de los progenitores poner límites a las exigencias de las criaturas.

No sé como se ha pasado de esto a fagocitar el planeta. Hay un grupo de ONGs que se encargan desde hace años de calcular cuando nos “acabamos” los recursos que genera la Tierra. Ese día se llama el Earth Overshoot, o el día de la sobrecapacidad de la Tierra. En la Wikipedia podéis encontrar cómo ha ido evolucionando, y por si no os queréis parar a comprobarlo os diré que este año nos acabamos la Tierra el día 29 de julio. Todo el que hemos consumido después, la Tierra no ha tenido la capacidad para regenerarlo. Terrible. Ya hace dos meses que nos la hemos terminado.

No se cuestión ahora de hacer campañas de reciclaje, a pesar de que hace falta reciclar. Lo que nos tenemos que plantear es reducir drásticamente lo que consumimos. Si con nuestro ritmo actual de consumo en medio año nos hemos acabado el planeta, no podemos continuar igual, es obvio. El problema es que no tenemos un progenitor que nos pongo límites. La Tierra nos lo dice, pero no lo escuchamos.

Y, para mí, hay un mal peor. El neoliberalismo que impera en todo el mundo, esparcido por todos los países desde la Escuela de Chicago, y que básicamente dice que se tiene que consumir y se tiene que crecer. De alguna manera esa idea de que se tiene que crecer nos ha calado a todos (como los bebés que lo quieren todo): familias, empresas, gobiernos,... todos queremos crecer. Una empresa que gana un millón de euros al día, quiere ganar más, un gobierno evalúa su éxito en porcentaje de crecimiento de su PIB,... pero si ya nos hemos acabado el planeta y queremos crecer,...  nos lo acabaremos más rápido,... la cabeza me explota. No nos damos cuenta que estamos abocados al desastre. El planeta no puede más. Necesitamos 2 planetas como la tierra al año para poder vivir (y nos los acabaríamos los dos).

Necesitamos decrecer, necesitamos reducir el consumo. Necesitamos decirle que no a esa criatura que todo lo quiere. La Tierra no puede más. Basta.

Ahora, cuando vayas a hacer tu próxima compra, piensa si realmente lo necesitas o es un capricho más.

Lunes, 16 Septiembre 2019 19:25

Vaivenes del sistema educativo

Se empezó a construir el sistema de enseñanza pública a finales del XVIII con el decreto de Federico Guillermo II en 1787, que promulgó un código escolar que quitaba al clero el poder de la educación para concederlo al Ministerio de Educación. Estamos en la ilustración y aparece la enciclopedia. En este inicio del sistema educativo, lo más importante era el docente. Era un sistema que se basaba en la figura del maestro, de la maestra. Él, ella, era el eje de la clase. Era el que sabía y el que impartía el saber. No importaba nada más: el explicaba y el alumnado escuchaba. Imagino que por aquel entonces se debió inventar la tarima, para darle, todavía más, un lugar de privilegio a la figura del docente, al elevarlo por encima de los demás.

A finales del XIX aparece la escuela nueva. Esta concepción pedagógica, cuyo progenitor fue Dewey (1859 – 1952) en EUA, centra el interés en el niño y en el desarrollo de sus capacidades; lo reconoce como sujeto activo de la enseñanza y, por lo tanto, el alumno posee el papel principal en el aprendizaje. El sistema de enseñanza da un giro importante, empiezan a aparecer métodos pedagógicos interesantes, empiezan a considerarse las necesidades de niñas y niños,… bien vamos bien.

También hay iniciativas muy interesantes, con la Institución Libre de Enseñanza, que recoge esta línea y además le añade la mirada a la integridad de la persona y el contacto con el entorno. Su principal impulsor aquí fue Francisco Giner de los Rios y su idea principal es que el maestro influye en sus alumnos "no por su autoridad, sino por su conocimiento y su amor". La relación entre los alumnos y el profesor era íntima, cercana, familiar, para así poder influir mejor en su conciencia. En la práctica, cada alumno tenía un cuaderno (y no un libro académico) con el que trabajaba. Los exámenes memorísticos no existían. Las excursiones eran frecuentes, a museos de todo tipo, a fábricas, al campo, etc,… Vamos mejorando.

Vienen tiempos oscuros con un golpe de estado, con guerra civil incluida, muchas venganzas, la “depuración” del sistema educativo (mediante la que apartan del ejercicio del magisterio a una generación de grandes maestros bien formados por la república) y vuelve el tiempo en el que solo el maestro (y los manuales oficiales tipo “catecismo”) tenía el saber. Paso atrás.

Llega la democracia y ponemos las esperanzas en volver a recuperar el camino iniciado con la escuela nueva y la ILE. Iniciamos ese recorrido pero después, por alguna misteriosa razón que desconozco, el eje del proceso de enseñanza-aprendizaje se desplazó hacia los contenidos (debería decir hacia los libros de texto, pero queda más elegante decir contenidos). Ahora se está moviendo hacia los contenidos digitales. Prácticamente el maestro ya no hace falta en la clase, puesto que en los libros de texto está administrado el saber, incluso las actividades de refuerzo y de evaluación. No hace falta el maestro, no se tiene en cuenta al entorno, no se mira que tipo de persona stamos creando (o si: ¿un modelo de persona que no piense?),… Buf, terrible.

Y llega el tiempo de las redes sociales, y con ella un nuevo fenómeno. La obsesión por las metodologías. Ya no importa el niño, ya no importan los contenidos, ni siquiera el entorno. Solo importa el postureo mediático de las metodologías. Ah! Y las siglas: que si ABN (abierto basado en números), que si ABP (aprendizaje basado en proyectos), que si ABC (lo mismo, pero en las competencias),  que si TBL (lo mismo, pero en el pensamiento, y además en inglés: Thinking Based Learning), que si FC (fliped clasroom o aula invertida), Aprendizaje Cooperativo (ya me he cansado de las siglas…), Pensamiento de Diseño, Gamificación, Aprendizaje Servicio,… Elegimos el que más nos atrapa por su nombre (o por sus siglas), nos vemos 4 tutoriales de Internet y a lanzar a los cuatro vientos por las redes que tengo una aula invertida, o que hago ABP… Ay!

Ya bien avanzados en el s XXI no podemos estar igual. Necesitamos revolucionar el sistema y volver a poner en valor las ideas fantásticas que hemos perdido por el camino y actualizarlas. Nuestra propuesta es desplazar el eje del proceso de enseñanza aprendizaje hacia el alumnado, mirar sus deseos y sus necesidades, conectarlo con el entorno social y natural en el que vive. Volver a una íntima relación entre el profesorado, el alumnado, los saberes y el entorno. En definitiva, ayudar a construir un modelo de persona pensante, autónoma, crítica, democrática, empoderada, empática, preocupada por su entorno social y natural,… un ciudadano del s XXI.

Y cuando tengamos claro que la persona que tenemos delante y sus relaciones con las demás personas y con el entorno son lo más importante, entonces podremos decidir de esta metodología que uso, y de aquella otra que me viene bien,… y con todo esto, nos lanzaremos a investigar sobre nosotros mismos y el entorno que nos rodea. Apasionante trabajo el nuestro.

Jueves, 20 Junio 2019 06:50

Cambios en Thot

Thot Institut está pasando ahora por un proceso de cambio importante.

Durante 8 años hemos estado ofreciendo la mejor formación que hemos encontrado, y ahora ha llegado un momento en que cambiamos nuestro rumbo para centrarnos en un aspecto que nos apasiona: la investigación.

Mantendremos el blog en el que iremos publicando posts con nuestra visión sobre la educación infantil y desactivaremos las redes, en las que trabajaremos a título individual.

Agradecemos a todas las personas que han pasado por aquí, a las que consideramos como de la familias, el apoyo tan importante que nos has dado, y a las entidades que nos han permitido explicar nuestros planteamientos. A todas y todos os llevaremos en nuestro corazón.

Quizás, en un futuro, vuelva a cambiar el camino que vamos a empezar ahora, y nos volvemos a encontrar, de lo cual nos alegraremos.

Gracias por todo el interés que han mostrado por nosotros. Sin él Thot no hubiera existido nunca.

Martes, 14 Mayo 2019 06:55

TDAH? una enfermedad inventada.

Desde hace unos años, la psiquiatría está bajo sospecha. Son tantas las enfermedades y trastornos que se describen en sus manuales que hoy en día lo raro es que uno pueda estar libre de no padecer ningún trastorno. De hecho saltaron las alarmas al incluir las rabietas en el último Manual de Pediatría DSM (la biblia de los psiquiatras) y luego cuando el gobierno estadounidense declaró en un informe que 1 de cada 5 niños tiene un trastorno de la salud mental, cifras que parecen un insulto al sentido común de la población, porque es imposible que tantos niños estén mentalmente enfermos.

Ahora aparecen unas declaraciones de Leon Eisenberg, el psiquiatra que “descubrió” el TDAH, que no dejan indiferente a nadie que viva o trabaje con niños, pues confesó antes de morir que el TDAH “es una enfermedad ficticia” Esta afirmación, hecha por el destacado médico, fue publicada por el semanario alemán ‘Der Spiegel’ .

Los primeros intentos de explicar la existencia de este supuesto trastorno fueron llevados a cabo en los años 30. En aquel momento, los médicos que trataban a niños con un carácter inquieto y con dificultad para concentrarse les diagnosticaban el síndrome postencefálico, pese a que la mayoría de esos niños nunca habían tenido encefalitis. Fue un intento que no cuajó porque claro, la mayoría de esos niños nunca habían tenido encefalitis. Fue precisamente Leon Eisenberg quien en 1968 volvió a hablar de dicho trastorno. Si bien esta vez le puso otro nombre, “Reacción Hipercinética de la Infancia”. Bajo dicho diagnóstico pudo tratar a alumnos difíciles, probando diferentes psicofármacos con ellos. Al final consiguió su objetivo: hacer que los niños enérgicos e inteligentes se transformen en niños dóciles.

En el año 1968 fue incluida en el Manual Diagnóstico y Estadístico (DSM) y desde entonces forma parte de dicho manual, sólo que ahora recibe el conocido nombre de Trastorno de Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH). Uno de los principales logros de Eisenberg fue conseguir que la gente creyera que el TDAH tiene causas genéticas. El sentimiento de culpa de los padres desaparece de esa forma al pensar que el niño ha nacido así y el tratamiento con medicamentos deja de ser cuestionable. Sin embargo, pocos meses antes de su muerte, confesó que lo que debería hacer un psiquiatra infantil es tratar de establecer las razones psicosociales que pueden provocar determinadas conductas, un proceso que lleva tiempo por lo que “prescribir una pastilla contra el TDAH es mucho más rápido”.

El negocio de la psiquiatría: Parece que la psiquiatría es un monstruo capaz de llevarse cualquier cosa por delante y que hará todo lo posible por tratar de conseguir que toda persona sana acabe tomando una u otra medicación para tratar su no-enfermedad. Se les ve el plumero, y una prueba más de ello es que ya existe la próxima enfermedad que será difundida por toda la infancia: el trastorno bipolar o enfermedad maníaco depresiva. Hasta los años noventa era una afección desconocida en los niños. Es uno de los diagnósticos más frecuentes en psiquiatría infantil, hasta el punto que las visitas por este trastorno se han multiplicado por 40 en menos de diez años, siendo muchos de los “enfermos” niños de 2 y 3 años.

Uno de los responsables de la llegada del trastorno bipolar a EE.UU. es el psiquiatra Joseph Biederman, que lleva años haciendo estudios y conferencias sobre el tema y que recibió 1,6 millones de dólares entre el año 2000 y el 2007, procedentes de las farmacéuticas que fabricaron los medicamentos para dicho trastorno. Después de estas revelaciones se puede mencionar otro estudio realizado por la psicóloga estadounidense Lisa Cosgrove. Según esta profesional, de los 170 miembros del grupo que trabaja con el ‘Manual de los trastornos mentales’, el 56% tenía una o más relaciones financieras con multinacionales y acusa a este grupo de médicos de realizar falsos experimentos con pacientes al servicio de las grandes empresas de la industria farmacéutica.

Ahora bien, ¿qué es ser normal? Krishnamurti dijo que “no es signo de buena salud el sentirse integrado en una sociedad profundamente enferma”, así que quién sabe, quizás los niños que se rebelan ante el intento de domesticarles, aquellos que no soportan estar sentados escuchando cosas que no les interesan, aquellos que preferirían poder decidir qué hacer en sus vidas en todo momento, aquellos que quieren probarlo todo y no dejarse nada, quizás sean al fin y al cabo los más cuerdos.

 

En este bloc creamos contenidos originales, pero al leer esta noticia, nos ha parecido fundamental compartirla. Por el bien de los niños y las niñas y para tranquilidad de las familias. 

Fuente: "https://www.holisticoonline.com/sabias-que-el-transtorno-de-hiperactividad-tdha-es-una-mentira-inventada/"

Esta interesante pregunta nos la formularon dos madres en la exposición que realizamos con motivo de las puertas abiertas y visita guiada en la escuela cpdesemparats.info

En el momento que te alejas de tener a las niñas y a los niños sentados en clase haciendo fichas, surge esa duda. ¿Qué hacen? en realidad transmite una profunda preocupación propia de cada progenitor ¿Qué le vas a enseñar a mi hijo, a mi hija?

Y para esa pregunta tan profunda, hay dos respuestas. Una que muestra la apariencia, y otra que enseña la verdad.

La apariencia es que entramos a clase (voy a hablar de la clase de 3 años, entendiendo que ya hemos traspasado el “caos” los primeros meses) de la manera más relajada posible, y mientras unos entran, las otras van guardando sus pertenencias a las perchas del pasillo, y poco a poco nos vamos sentando en los cojines del suelo (hemos quitado, obviamente, las mesas y las sillas de la clase, no las necesitamos), donde tenemos un espacio y un tiempo para la conversación, sin más pretensión que charlar distendidamente mientras va llegando el personal. Después ponemos en marcha todos los rituales de la mañana, y con esto hay días que ya se nos ha hecho la hora del almuerzo. Si tenemos tiempo, podemos hacer algún taller en el que poner en práctica nuestras habilidades, también podemos jugar con las múltiples propuestas que tenemos en la clase.

Vamos al almuerzo, otro espacio educativo de gran importancia para nosotros, y salimos al patio, en el que trabajan el re-creo. Es el espacio pedagógico y de aprendizaje mejor que tenemos. Un espacio creado para su diversión con multitud de retos, piedras, troncos,…

Después volvemos a la clase y tenemos otro espacio para conversar, en el que cuentan como les ha ido el patio, con quien han jugado, a que, como se lo han pasado,… y tenemos tiempo para realizar alguna actividad curricular, como música, psicomotricidad, cuento, construcción, teatro, huerto,… y nos preparamos para los rituales de salida.

La verdad es que en mi escuela nos hemos aliado a las necesidades de las niñas y los niños y les propiciamos un espacio en el que pueden relacionarse, puesto que hemos aprendido de ellos que lo que verdaderamente necesitan es crecer respetando al compañero. Esto les hace crecer como personas y convertirse en seres humanos. Y nosotros estamos orgullosos de ser sus acompañantes en este fantástico proceso.

Esperamos haber contestado la pregunta que nos hicieron.

Viernes, 05 Abril 2019 19:01

Mi familia, proyecto de vida

Os proponemos un taller experiencial dirigido a familias en el Centro Artros de Burgos (C/ Calera, 4)

En este taller trataremos las claves para conocer y gestionar las relaciones en el nucleo familiar:

• Educación emocional: el viaje comienza en casa
• Lidera tu vida, lidera tu familia
• Ser padre, ser madre, es la oportunidad que has elegido para crecer como persona
• Cuando las madres, los padres, estamos bien, los hijos y las hijas están bien

¿Por que confiaria mi formación en Thot Insitut?

Aqui tienes la información sobre el taller, y aquí, el formulario para tu inscripción.

¡ Nos vemos en Burgos !